Luz natural, artificial y insomnio.

Ya vimos en otra entrada cómo afectaba el cambio de hora a los problemas de insomnio. Cómo después de estos cambio de horas, incluyendo los cambios de horarios laborales, era posible que durante los 2 o 3 días siguientes, nos podía costar conciliar el sueño y encontrarnos descansados al día siguiente. ENLACE.

Y todo esto es debido a la luz y a nuestro ciclo biológico. Ahora lo explicaremos. Pero antes de nada, recomendar que si tenéis problemas de insomnio, conviene que 2 o 3 horas antes de irse adormir, reduzcáis la cantidad de luz y , en cambio, por el día aumentéis la exposición a la luz diurna. Una hora antes de acostarse apagar la televisión si es de leds. A no ser que te ayude a dormir.

La luz solar, que es cuando mayor cantidad de luz hay, activa ciertos procesos fisiológicos que son la primera pieza del ciclo vigilia y ensueño. Del mismo modo que no puedes inhalar sin antes haber exhalado, no tienes sueño si antes no has estado bien despierto. Y esto lo hace la luz.

La luz ayuda a regular los niveles hormonales y los ritmos circadianos. La visión se desarrolló por la necesidad de saber si es de día o de noche. Para diferenciarla, los receptores sensibles a la luz en nuestros ojos, la melanopsina, sintonizan nuestro ciclo de sueño-vigilia para que coincida con el día de 24 horas. Estos ciclos se están viendo alterados por la iluminación artificial, sobre todo por un tipo de iluminación artificial que se está expandiendo: el tipo LED, que tiene un pico azul muy elevado.

Leer artículo sobre el LED azul.