Duérmete en una silla mecedora.


Aveces, los remedios más sencillos son los más efectivos. Seguramente no os acordareis cuando erais pequeños, de hecho, cuando erais bebés, Pero cuando erais pequeños y teníais alguna molestia y no os dormíais (y molestabais a todo el mundo llorando) erais mecidos hasta que os dormíais. Pero aunque no os acordéis, habréis visto o incluso probado como al coger a un bebé llorón en brazos o en el carro y menearlo, enseguida se calma y poco a poco se duerme... y en el momento que paras, se pone a llorar. Es bien sabido que los bebés caen profundamente dormidos cuando se mecen suavemente hacia delante y hacia atrás en un carro o en los brazos de una madre.

Pues bien, ahora vamos a aprovechar ese vaivén para conseguir relajarnos e incluso dormirnos. Sorprendentemente, los mismos truco funciona con los adultos, según unos investigadores suizos. Cuando los participantes del estudio hicieron la siesta en una hamaca, se durmieron más rápido y entraron más pronto en un sueño más profundo y restaurador que cuando dormían en una cama convencional. Parece que las suaves oscilaciones aumentan las ondas del cerebro involucradas en el sueño profundo.

Aunque no estamos diciendo exactamente que tengas que dormir en una hamaca cada noche, quizá por problemas de espalda. Puedes tratar de relajarse en una mecedora antes de acostarse. Verás que bien duermes después.

¿Por qué cuanto más intento dormir, menos duermo?

Es muy normal que cuando vamos a acostarnos con la intención de dormir, nos despejemos y nos cueste más. Y cuanto más lo intentamos, más nos cuesta dormir, hasta que al final podemos pasar horas dando vueltas en la cama y sin poder conciliar el sueño.

Tenemos que recordar que la mayor parte de los problemas de insomnio tienen el factor común del estrés. Y el estrés no es más que una respuesta a un futuro incierto, problemático o amenazador. El estrés genera un estado de alerta que es incompatible con el descanso. Por tanto, si queremos dormir, debemos abandonarnos, dejarnos llevar y no pensar en el futuro. De nada sirve forzarse a dormir porque al fin y al cabo es otra manera de estrés.

¿Qué hacer?

  1. Levántate y haz una actividad relajada como leer o ver la tele. De temática ligera y que nos evada de la situación.
  2. Si fuma, intente no fumar o por lo menos no lo haga de manera compulsiva. Tampoco tome café. Sí puedes tomar un vaso de leche.
  3. Si ve un reloj, dele la vuelta. Ver pasar las horas no va a solucionar el problema, sino todo lo contrario.
  4. Existen técnicas de relajación que puede utilizar. ENLACE RELAJACIÓN GUIADA.
  5. Se ha comprobado que estar en el ordenador hasta tarde perjudica el sueño.
  6. Es bueno levantarse pronto y hacer algo de ejercicio al día. Intenta que sea el cuerpo el que te pida dormir, no la costumbre. 

Trollface - Intentando dormir