Insomnio: ruido molesto y ruido blanco.

A la hora de conciliar un sueño reparador, es indispensable que nos acostemos en un lugar silencioso y sin ruidos molestos. Los ruidos molestos son aquellos que nos alteran, que son repentinos, que tienen connotaciones negativas, etc. Por ejemplo, el ruido de la sirena de una ambulancia, es el típico ruido que nos pone nervioso, que lleva consigo pensamientos (aunque fugaces) negativos y por descontado, nos impide dormir bien.

Pero no todos los ruidos son perjudiciales, hay otros que son monótonos, sin sobresaltos, naturales, que favorecen la relajación y el sueño. Algunos ejemplos son las grabaciones de los cantos de ballenas, el sonido de la lluvia o el de las olas. Otro ruido que se utiliza para el insomnio es el "ruido blanco".

El "ruido blanco" es llamado al ruido que está formado por todas las frecuencias auditivas. Es algo así como la luz blanca que es la composición de todos los colores. Pero eso es otro tema.

En fin, el ruido blanco de baja intensidad puede favorecer la relajación y el sueño. En tiendas especializadas pueden adquirirse discos compactos con largas secuencias de ruido blanco, así como aparatos electromecánicos que hacen uso del principio del ruido blanco para "enmascarar" los ruidos repentinos y molestos. De hecho, este ruido esta siendo usado para calmar a niños pequeños y bebés.

Si quieres oír un ejemplo puedes ver este vídeo.