La alimentación y el insomnio.

La alimentación y el insomnio.

La alimentación es un factor a tener en cuenta a la hora de conseguir un sueño profundo y reparador.

Por ejemplo, no beneficia el sueño la ingesta de comidas ricas en grasas, muy saladas, o copiosas antes de ir a la cama. Comidas que dificulten la digestión, que nos hagan sentir pesados y no nos permitan descansar plenamente.

Por supuesto, antes de acostarse no hay que tomar alimentos excitantes como pudieran ser las bebidas de cola, café, té o alimentos azucarados, mucho chocolate.

Si tienes hambre, mejor sería que te tomaras una cena ligera de proteínas o hidratos de carbono. Como por ejemplo, el conocido vaso de leche con una pocas galletas, un yogur o un trozo de queso.

En cuanto a los alimentos altos en carbohidratos o azucarados, es cierto que el primer momento pueden despejar nuestro estado de ánimo, pero al rato, producen el efecto contrario. Pero claro, si hacemos esto durante muchos días, notaremos que aumentaremos de peso.

Veamos algunos alimentos beneficiosos para el imsomnio.