Un vaso de leche caliente.


Desde siempre nuestras madre y abuelitas nos han aconsejado tomar un vaso de leche antes de acostarnos. Ellas siempre han pensado que la leche caliente ayudaba a dormir, a conseguir dormirnos antes y de una manera más profunda y reconfortante.

Y después de varios años, se ha descubierto que tenían razón. Muchas veces la sabiduría popular se basa en la práctica, en la experimentación y en los resultados de generaciones y generaciones.

Ahora se sabe que la leche contiene un aminoácido (llamado triptofano) que estimula la producción de la hormona melatonina. Ésta es la llamada "hormona del sueño", ya que su producción natural en nuestro cuerpo aumenta cuando disminuye la luz solar y induce al descanso y el dormir bien.

Por supuesto, no es aconsejable tomarse la leche super chocolateada o mojar ocho magdalenas en ella antes de irte a dormir. No debemos provocar una digestión pesada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario