Un baño relajante de lavanda.

En este remedio natural y casero para dormir lo único que utilizaremos es la lavanda. La lavanda o espliego es una planta que desde la antigüedad se ha utilizado por su aroma y por sus propiedades relajantes. Recuerdo un día que viendo el programa de "El encantador de perros", el protagonista utilizaba el perfume de lavanda para ambientar la zona donde se encontraba un perro nervioso, y comentaba que su experiencia le había demostrado que era efectivo para que el perro se relajara.

Así es, no es solo teoría.

Y es que la lavanda tiene un sinfín de propiedades. Es beneficioso para los resfriados, bronquitis; por su acción calmante, antiséptica y cicatrizante, en uso tópico se aplica en baños y compresas para tratar dolores reumáticos, infecciones cutáneas, heridas, picaduras de insectos, etc.... pero las propiedades que más nos ayudan a dormir son las relajantes.

Antimareos, relajante, sedante del sistema nervioso central, para la ansiedad, la hipertensión y el insomnio. Una verdadera joya totalmente infravalorada.

Se aconseja hechar unas gotitas de este aceite en un baño calentito antes de dormir. Verás como sales relajado y todas las preocupaciones se van por el desagüe.

Por cierto: como todo, no hay que abusar, sobre todo si se ingiere. No esta indicado para embarazadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario