El azúcar y el insomnio.


Nunca debes comer azucar una hora antes de irte a dormir.

Comer mucho azúcar afectará a tu ciclo del sueño, porque disparará tus niveles de insulina para arriba y para abajo. Un bajón de azúcar también te hace más gruñón; te sentirás mucho mejor y dormirás mejor también si sencillamente evitas tomar mucho azúcar.

¿Y porqué?

Las pequeñas moléculas de azúcar se vierten rápidamente en la sangre en forma de glucosa.
La llegada del azúcar se produce masivamente, como un torrente que estimula una fuerte rápida producción de insulina por el páncreas (pico de insulina).
La cantidad de insulina circulando por la sangre es entonces demasiado grande. Su nivel se hace muy alto. El azúcar es rápidamente almacenada y quemada, pero la acción de la insulina es demasiado eficaz y el nivel de azúcar en la sangre desciende por debajo del normal: es el estado de hipoglucemia.
Este estado se caracteriza por síntomas bien conocidos como el “bajón” de las 11 Hs.: fatiga, depresión, falta de concentración, que pueden acarrear accidentes de trabajo o de la circulación.