El insomnio durante la menopausia.


Durante la menopausia o premenopausia puede experimentarse el insomnio. Estos pueden manifestarse de muchas formas incluyendo la dificultad para dormir o despertarse durante la noche.
Los síntomas como los calores, problemas urinarios, ansiedades y los desniveles hormonales no ayudan a conciliar un buen sueño. Otras causas que dificultan el sueño son la aparición de ronquidos o sacudidas musculares.
Estos transtornos del sueños suelen no valorarse con la importancia que tiene. Causan deterioro y empeoran la calidad de vida.
Un remedio natural para el insomnio es tomar, antes de la cena, una tisana hecha con 2 hojas de lechuga fresca, 1 pizca de flores de naranjo y 1 taza de agua. Cuando el agua rompa a hervir, se echan las hierbas y se dejan en ebullición durante 5 minutos.
Y un consejo: si no puede conciliar el sueño en unos 15 minutos, se aconseja levantarse para hacer alguna actividad monótona (como leer un artículo, tejer o zurcir) que lo ayuden a conciliar el sueño. Cuando sienta que vuelve el sueño, regrese a la cama. Si todavía no se puede dormir, es necesario repetir el procedimiento hasta lograrlo el objetivo.