Un baño caliente.


Tomar un baño caliente es una forma muy buena de relajar todos los músculos de su cuerpo y por tanto su mente. Es importante que el agua no esté demasiado caliente - no queremos que su cuerpo se agote, sino que se relaje en un baño de agua templado que ayude a relajarse.

Puede utilizar sales de baños especiales para la relajación. Las sales de lavanda son los mejores ya que esta tiene propiedades relajantes, representan un remedio natural contra el estrés y además ayuda a eliminar las toxinas de su cuerpo. Si quiere, ponga música clásica, chill out, relajante, etc y/o encienda unas velas para que el ambiente acompaña su deseo de relajación.

Tomate ese baño como el final del día, un momento para ti, en el que no debes preocuparte de las actividades que debes hacer... concéntrate en la música o en el agua. Verás que bien duermes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario