Relájate para conseguir un sueño profundo.


Ayuda a relajarse paso a paso para conseguir un sueño profundo:

Para empezar colócate tumbado cara arriba en un lugar cómodo y sin mucha luz. Comenzar a aflojar cada parte del cuerpo. Es importante seguir cada parte del cuerpo con el pensamiento, siendo consciente de la relajación de esa parte del cuerpo. Es decir, el pensamiento debe estar centrado en la parte del cuerpo que se está aflojando.
Debes estar concentrado en cada parte del cuerpo que relajes, debes soltarla, aflojarla... puedes imaginarte que entra un rayo relajador, que se te cubre el cuerpo de arena de la playa... no sé, lo que más te guste. Lo importante es relajar parte por parte.
A veces se sienten cosas que no sentimos normalmente: que nos hundimos en la cama, que flotamos... todo eso es muy normal.
El orden de relajación es ascendente.
Se comienza con los dedos del pie, siguiendo por el pie, tobillo, antepierna , pierna, cintura, parte baja de la espalda y abdomen, torax, hombros, brazo, antebrazo, mano, dedos, luego se sigue por cuello, boca (procurando que la lengua no esté apoyada al paladar, sino solamente tocando), ojos, rostro y cabeza.
Tanto piernas como brazos, se deben hacer uno por vez. Es importante detenerse en los músculos de la cara, los cuales es normal que estén tensos y pocas veces nos detenemos a relajarlos.
Una vez que se terminó, permanecer en ese estado durante unos minutos, tratando de mantener la relajación en cada una de las partes del cuerpo.

Puedes acompañar la sesión de relajación con música que consiga ese efecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario